EDITORIAL

Nos llena de alegría notar cómo nuestro esfuerzo colectivo sigue abriendo sus alas y viéndose reflejado en este nuevo número que orgullosamente presentamos. Ya que este primer esfuerzo de la nueva década germina desde el trabajo conjunto que hemos emprendido con nuestros pares, tanto presencial como a distancia, queremos dedicarle unas palabras a exponer cómo esta experiencia se ve reflejada no sólo en los artículos, muestras visuales y tesis recomendadas, sino asimismo en la amalgama visual que hemos elegido para encarnar este nuevo esfuerzo.

 

A diferencia del primer número presentado a mediados del 2019, en esta edición hemos elegido dos imágenes para encarar visualmente este proyecto, cada una siendo el resultado de diferentes técnicas visuales, así como en términos de contenidos. La primera, producida por Sergio Díaz por medios digitales, resalta la pasión visceral que germina del matrimonio del toro y el cóndor, animales constitutivos de nuestra revista y la fiesta que nos ha bautizado como proyecto. En esta portada, hemos procurado ser fieles a la Fiesta de Sangre que, de manera traumática pero igualmente cautivante, narra el encuentro de los mundos que dieron lugar al patrimonio cultural latinoamericano, producto simultáneo de nuestras herencias andinas e hispánicas, ambas constitutivas para la realidad que en la actualidad conocemos. Por otro lado, en la obra de Juan Camilo Medina, compuesta por los mismos animales protagónicos de la Fiesta de Sangre, encontramos una conjugación derivada de un simple lazo unificador entre el toro, orgulloso y fuerte, y el cóndor, caracterizado por la libertad y majestuosidad expresada en su vuelo. Sin embargo, en ambas portadillas de este número el lector encontrará una presentación de este encuentro de mundos narrado desde la vinculación distante de estos, los cuales preservan la esencia de esta conjugación desde una independencia relativa.

 

En este contraste es que quisiéramos señalar la naturaleza sintética de la Fiesta Yáwar, la cual, si bien es engendrada fielmente en la unión directa de los animales, preserva su esencia incluso en la distancia de los animales que representan este esfuerzo editorial, así como de la fiesta que dio lugar a nuestro nombre. En este dualismo de uniones, directas e indirectas, es que elegantemente los autores de las portadas lograron presentar la esencia de la Fiesta de Sangre y de nuestro esfuerzo editorial. Tanto el toro como el cóndor, así como nuestros esfuerzos colaborativos con nuestros autores, si bien se ven explícitamente cristalizados en este número, preservan su efecto y alcance incluso más allá de este pequeño (pero necesario) esfuerzo editorial.

Agradecemos inmensamente a todos los autores que (no tan metafóricamente) han sacrificado su sangre para dar lugar a este nuevo número, así como el toro y el cóndor sacrifican la suya en nombre de una de las representaciones más espectaculares del nacimiento de nuestro patrimonio cultural. Sin ustedes, este esfuerzo sería irrealizable, motivo por el cual hemos hecho nuestro mejor esfuerzo en galardonar su trabajo y dedicación en esta nueva edición que ofrecemos. Edición en la cual esperamos, simultáneamente, rendir tributo al resultado sintético del encuentro de los esfuerzos de nuestros autores y los nuestros como editores, así como de este dualismo etológico y metafórico, ambos en apariencia irreconciliables, pero engendrantes de nuevos horizontes culturales y académicos.

 

Bienvenidos a esta nueva edición de Yáwar Revista.

Juan David Duarte

Cofundador de Yáwar Revista

NUESTRAS SECCIONES
Puente colgante de la selva tropical
by-nc-nd.png
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono SoundCloud

Yáwar Revista

ISSN: 2665-573X

Bogotá, Colombia

Alianzas

3.png
Cluster blanco.png